Villafranca Montes de Oca

SEDE
ELECTR√ďNICA

Todos sus tr√°mites
online
a solo un click

Usted está aquí

Historia

Historia

La dilatada vida de Villafranca Montes de Oca está íntimamente ligada al Camino de Santiago aunque su origen hay que buscarlo en la ciudad romana de Auca.

 

M√°s tarde, fue sede episcopal en la etapa visig√≥tica y en el siglo X, cabecera de alfoz e importante centro de decisi√≥n pol√≠tica e influencia religiosa durante un importante periodo. En 1075 la sede episcopal se traslad√≥ a Gamonal y desde ah√≠, posteriormente, a Burgos, a propuesta del rey Alfonso VI. Este hecho, junto con las campa√Īas del aragon√©s Alfonso I el Batallador contra su esposa, la reina leonesa do√Īa Urraca, marcaron el ocaso del viejo lugar como centro de decisi√≥n. Pero la vitalidad del Camino de Santiago hab√≠a ya germinado, desarroll√°ndose junto a √©l una importante puebla, Villafranca, hito jacobeo donde la reina Violante, esposa de Alfonso X, estableci√≥ en 1283 un hospital para peregrinos, prestigiosa instituci√≥n que pese a las reformas a√ļn sobrevive. El lugar ten√≠a fama en la Edad Media de peligroso, por infestado de salteadores, quienes, amparados en los densos bosques circundantes, asaltaban a los peregrinos, a decir del autor del Codex Calixtinus.

Monasterio de San Felices de Oca. Del rico pasado en iglesias y ermitas, hoy la poblaci√≥n conserva s√≥lo tres. La antigua parroquia de Santiago, junto al castillo y muy probablemente rom√°nica, desapareci√≥ a fines del siglo XVIII, cuando se construy√≥ la actual, en la que se reutilizaron algunas de sus piedras. Al sur del caser√≠o se encuentra la ermita de Nuestra Se√Īora de Oca, de origen prerrom√°nico y con reformas de √©poca g√≥tica y posteriores. Y por fin los vestigios del antiguo monasterio de San Felices de Oca, ruinas solitarias y desvencijadas situadas al nordeste de la villa, junto al Camino de Santiago, aunque parece que siempre se mantuvo al margen del trasiego del mismo. Su nebuloso origen se remonta a la Alta Edad Media, teni√©ndose ya noticias de su existencia en el a√Īo 863. En el siguiente, el conde Diego Rodr√≠guez Porcelos ‚Äďfundador de Burgos- don√≥ a los monjes de San Felices varias iglesias y heredades, a√Īadiendo nuevos bienes y privilegios algunos a√Īos m√°s tarde. Quiere la tradici√≥n que aqu√≠ se enterrase el conde, en un monasterio que sigui√≥ prosperando hasta que en 1049, el rey navarro Garc√≠a de N√°jera lo entreg√≥ a los monjes de San Mill√°n de la Cogolla. Lo poco que hoy queda de este cenobio denuncia su antigua fundaci√≥n, de cronolog√≠a prerrom√°nica, con su cabecera cuadrada construida a base de grandes sillares de arenisca en los que se integran algunas estelas romanas, cubierta con c√ļpula y arco triunfal de neta herradura, morfolog√≠a que nos acerca a otros edificios prerrom√°nicos burgaleses, como San Vicente del Valle, San Pedro el Viejo de Arlanza o Quintanilla de las Vi√Īas. El insigne historiador burgal√©s Luciano Huidobro lleg√≥ a ver alzados los muros de su desaparecida nave en la primera mitad del siglo XX, al igual que quien esto escribe vio, a finales de la misma centuria, un fragmento de imposta ajedrezada rom√°nica entre las piedras que rodeaban la cabecera.

Villafranca Montes de Oca creci√≥ a lo largo del Camino Franc√©s por lo que presenta hasta el d√≠a de hoy una disposici√≥n longitudinal a amabos lados de dicha v√≠a. En la √©poca moderna y contempor√°nea destac√≥ su hospital como centro de atenci√≥n de pobres y desvalidos de la comarca y del resto de la provincia. A mediados del siglo XIX Villafranca presentaba una poblac√≥n de 740 habitantes, mucho mayor que la actual, aunque hoy en d√≠a sigue siendo una peque√Īa cabeza comarcal que dispone de farmacia y hoteles. Los aucenses a√ļn conservan sus tradiciones, como la comida que tras la matanza llevan a cabo todos los a√Īos por San Ant√≥n. Tambi√©n son muy interesantes sus danzas tradicionales, muy cercanas al folclore riojano. Entre todas ellas destaca el paloteo y la Valseada de Arco

Enlaces de interés:

http://www.sierradelademanda.com/docftp/ds114VillafrMontOca.pdf

 

 

 

Scroll top